Food Detective

        Un test realizado con tan sólo unas gotas de sangre de un dedo, nos indicará cuales son los alimentos que dentro de tu organismo desencadenan fenómenos de inflamación.

        Ésta puede generar síntomas en cualquier parte del cuerpo, las articulaciones, los músculos, el intestino, etc, provocando dolor y trastornos de la función del órgano afectado. 

        Evitando la ingesta de esos alimentos durante un tiempo, los síntomas de inflamación revierten y la sintomatología mejora, incluso, en algunos casos, desaparece.

        Las condiciones clínicas que se han podido relacionar con intolerancia alimentaria y que tras suprimir el alimento o alimentos, en más de dos tercios de los casos se han producido mejorías evidentes, son las siguientes:

- obesidad: en personas obesas que no responden a los tratamientos habituales de adelgazamiento, se han experimentado pérdidas de peso, al eliminar de la dieta los alimentos frente a los que se presenta una sensibilidad alta.

- trastornos gastrointestinales (50%): dolores abdominales, estreñimiento, diarrea, hinchazón, síndrome de colon irritable. Es la patología que más induce a pensar en una intolerancia alimentaria.

- procesos dermatológicos (16%): acné, eccema, psoriasis, urticaria, picor, etc.

- trastornos psicológicos (11%): ansiedad, letargia, depresión, fatiga, náuseas, hiperactividad (en niños).

- molestias neurológicas (10%): dolor de cabeza, migraña, mareo, vértigo.

- molestias respiratorias (10%): asma, rinitis, dificultad respiratoria. En estos casos se puede solapar con un proceso alérgico.

- Otros: artritis, fibromialgia, articulaciones inflamadas.