Esclerosis de venículas

        Las telangiectasias y las arañas vasculares son pequeñas dilataciones de venículas superficiales que se hacen muy evidentes bajo la piel y resultan antiestéticas.

        En muchas ocasiones no se deben a grandes problemas de varices internas sino que aparecen en un momento dado y ya no desaparecen, incluso se pueden arrastrar desde el inicio de la juventud.

        El tratamiento más generalizado es la Esclerosis, que consiste en inyectar, con agujas finísimas, un líquido que consigue colapsar las paredes de la venícula, cerrándola y haciéndola desaparecer.

        Se pueden tratar varias ramas en una sesión, y el número de sesiones depende de cada caso en particular. Es ideal realizar este tratamiento durante los meses más frescos del año, en otoño, invierno y primavera. Se desaconseja en verano.

       

        Algunas venículas son tan pequeñas que a veces ni siquiera se pueden tratar con la esclerosis. Ahora también podemos optar al tratamiento con un láser vascular. Se trata de aplicar la energía lumínica de un láser de NeodimioYag sobre la piel donde se ven los vasos venosos superficiales haciendo que la sangre de las venitas absorva dicha energía, se caliente y cierre las paredes de las mismas. En general se nota una leve molestia o escozor, perfectamente soportable. Se necesitan de 1 a 3 tratamientos para eliminarlas y las sesiones se espacian entre sí de 4 a 8 semanas.