Peeling médico químico

        El peeling químico es un tratamiento médico estético cuya finalidad es mejorar el aspecto de la piel. Se utilizan sustancias ácidas a concentraciones elevadas cuya penetración depende del tipo de ácido y de la acción que se pretenda conseguir.

        Con su aplicación, por parte de un médico especialista, se obtiene una piel más consistente, rosada y lisa, desaparecen las arrugas finas, disminuye la grasa y atenúa o elimina las manchas e imperfecciones.

        Con esta técnica se tratan pieles con acné, deshidratadas o con arrugas finas y fotoenvejecimiento. Se puede actuar sobre cara, cuello, escote y manos.

        Después de la exposición al sol del verano la piel necesita una ayuda para su reparación. Otoño e invierno son las mejores épocas para este tipo de tratamientos.

        Una sola sesión de aproximadamente 30 minutos ya aporta beneficios a la piel, pero suelen recomendarse entre 4 y 6 sesiones para obtener resultados duraderos.